¿Tus pacientes están cansados de pasar demasiado tiempo en la sala de espera cada vez que tienen cita con el dentista, con el fisioterapeuta o en tu centro de estética? Con un poco de acierto, estos problemas pueden llegar a su fin. Las salas de espera ya no volverán a ser lo que eran.

Los tiempos cambian y la tecnología avanzada nos hace la vida cada vez más sencilla. En la actualidad, gracias a los softwares de gestión de clínicas, podemos ofrecer un servicio con una mayor calidad a nuestros pacientes, ya que estos nos permiten tener un mayor control sobre todas las citas de manera automática, así como sobre la duración de cada una, de manera que el tiempo en la sala de espera se reducirá considerablemente.

¿Cómo puede un sistema de software de gestión reducir el tiempo en la sala de espera?

Muy sencillo. Esta plataforma nos permite trabajar directamente en Internet para organizar las citas y supervisar el tiempo que nos llevará cada una. Además, podemos enviar un mensaje directamente al teléfono móvil de nuestros pacientes para recordarles y confirmar su cita en tiempo real; de manera que, si hubiera algún cambio en el horario, pueden estar informados y no tendrían que perder más tiempo del necesario en la sala de espera.
Por otro lado, gracias a este innovador sistema de software de gestión, podemos ofrecer un servicio mucho más personalizado, con fichas de clientes siempre actualizadas e historias clínicas adaptadas en función de la especialidad.

Por ello, además de contar con la última tecnología, que nos haga mejorar los servicios que te ofrecemos, también queremos comprometernos con los pacientes para que queden satisfechos, pues somos conscientes de la influencia que el tiempo de espera antes de la cita tiene sobre la imagen que tendrán de la clínica.

Otras maneras de reducir el tiempo que pasas en la sala de espera y mejorar la percepción que tendrán nuestros pacientes de la clínica y del servicio recibido son:

1. La puntualidad asegurada por parte de los especialistas: siempre pueden ocurrir contratiempos que hacen que haya que esperar más de lo debido, pero hay que asegurarse de que el especialista se encuentre en su puesto y listo para atender.
2. Información completa al cliente en todo momento: la incertidumbre puede ser uno de nuestros peores compañeros de espera. Debemos mantener al tanto de todo a nuestros pacientes, tanto antes de acudir a la clínica (cambio de horarios, posibilidad de modificar la cita si quedan huecos libres…) como durante la espera anterior a la atención.
3. Control de citas, según el tiempo: esto implica llevar un control exhaustivo del tiempo que se necesitará para cada intervención, con el fin de que los tiempos de las citas estén ajustados.

Se acabaron las pérdidas de tiempo innecesarias en las salas de espera.