Una clínica dental debe ofrecer, ante todo, unos servicios médicos y de atención excelentes, pero seguro que cuando un paciente entra a una, espera encontrar un ambiente que le ofrezca tranquilidad, seguridad, control y profesionalidad.

Sí, porque tanto los colores, el diseño, como la disposición de salas y muebles es esencial para que se sienta a gusto. Hoy en día se está incorporando el concepto de ambientoterapia en los diseños y en la decoración de las clínicas dentales. Decórala de forma que tu paciente sienta menos temor a acudir al dentista.

Los diseños más actuales y las tendencias

Ambientar toda la clínica de manera uniforme es lo habitual, pero se ha de seleccionar un tema, por así decirlo, que haga que todo sea armónico y haga sentir tranquilo al paciente que acude a tu clínica. ¿Cómo se puede lograr? Con un ambiente adecuado a través de la decoración y el diseño. Tu clínica debe mostrar con su diseño interior su carta de presentación y su sello de identidad.

Ideas originales para clínicas dentales

Mediante un ejemplo podrás conseguir visualizar las ideas que están tan presentes en la decoración de las clínicas, hoy en día:

– Selecciona un tema que te guste, acorde a la labor de la clínica dental. Por ejemplo, el agua, el océano. Estos temas provocan tranquilidad y relajación, pero también sugieren higiene y salud.

– El diseño general debe ser moderno, de líneas sencillas y minimalistas, de colores claros como el azul cielo, sin cortinas o muebles de diferentes tipos. Es recomendable que todo el mobiliario sea del mismo diseño, a ser posible elige líneas rectas y sencillas, en blanco alto brillo o cristal glass.

– El suelo debe ser igual en toda la clínica y debe dar sensación de limpieza, eligiendo un tono agradable.

– En la sala de recepción se puede colocar una pantalla con imágenes relajantes del fondo marino acompañadas de un hilo musical que recuerde el sonido del mar, ya que sosiegan y distraen de las preocupaciones.

– Según el briefing de la clínica y del espacio de la sala de espera se pueden poner dos o tres sofás y añadir elementos irregulares que sirvan de asiento y de mesa a un mismo tiempo para dar armonía a la sala. Son elementos de gran utilidad que, además, ofrecen una imagen más desenfadada.

– Una fragancia ambiental única para tu clínica también es ideal, pues evita que los pacientes huelan los productos de los tratamientos y, además, es un sello de identidad. Debe ser suave sin que sature el ambiente, por supuesto.

– Los boxes se diseñan con tabiques translúcidos y a media altura, pueden desprender su propia luz que debe ser suave y azulada para mantener la temática marina.

– Es importante que los despachos de los médicos mantengan la dinámica del exterior, de colores blancos y azulados, suaves, en mesas de trabajo y estanterías.

– Es recomendable que los techos sean homogéneos en toda la clínica. Una línea de Led con retroiluminación en techos, por toda la clínica, dará la sensación de luminosidad, sin molestar.

– En la sala de espera sí puedes colocar iluminación de cortesía para los clientes que desean hojear una revista.

– Si hay boxes o zonas para los niños, estas deben ir ambientadas de manera algo diferente, aunque se mantenga un estilo sencillo y de colores suaves. Las pegatinas o diseños para pared infantiles de dientes sanos, cepillos con caras sonrientes o similares, nunca deben faltar.

– No deben existir tabiques que hagan que la recepción de la sensación de estrechez, muy al contrario se llevan los espacios amplios sin tabiques y con luminosidad.

En definitiva, un diseño sencillo, elegante, funcional y que transmita profesionalidad y sosiego al paciente que acuda a tu clínica dental… es lo ideal.