Para optimizar al máximo los recursos de tu clínica, es necesaria una programación adecuada de la agenda. Para conseguir un mejor aprovechamiento del tiempo, una mayor productividad y dar una respuesta más rápida y eficaz a las necesidades del paciente.
En este post vamos a tratar de unas pequeñas pautas organizativas que pueden resultarte útiles para gestionar la agenda de tu clínica.

Claves para optimizar los recursos de tu clínica: usa tu agenda

El fin de la agenda de una clínica es distribuir los recursos de modo en el que consigamos dar al paciente una asistencia médica de calidad y lograr que nos sea fiel. Una agenda bien organizada debe tener en cuenta los siguientes aspectos:
1. Optimizar el calendario de visitas, marcando unos objetivos a corto, medio y largo plazo. Esto supone organizar y supervisar el estado de cada cita; coordinar las visitas vía SMS, por email o por teléfono; y programar alertas para futuros tratamientos y revisiones.

2. Personaliza el historial clínico de tus pacientes, sus fichas, sus tratamientos, sus recetas, etc.

3. Planifica, en base a las prioridades, para lograr una buena optimización del tiempo. Clasifica las actividades por orden de importancia, para que puedas priorizar las más relevantes.

4. Reserva también un tiempo para solucionar imprevistos, como urgencias, visitas comerciales inesperadas o reuniones.

5. Agrupa las tareas por afinidad y sitúa dichas actividades dentro de una misma franja horaria.

6. Sé consciente de cuánto dura cada procedimiento y asegúrate de programar un intervalo suficiente para cada uno de ellos, aunque no has de pasarte, pues perder tiempo disminuye la productividad.

7. Ten en cuenta el potencial de cada uno de los trabajadores y delega en los auxiliares el trabajo que no es imprescindible que realices tú mismo. Eso te permite organizar tu tiempo y, por otra parte, lograrás que tus empleados se sientan útiles y reconocidos.

Hoy en día, existen diferentes tipos de softwares de gestión de clínicas que te permiten realizar estas labores de forma sencilla y con total eficacia. Los beneficios son muchos: optimizar tiempo y espacio, acceder de forma rápida a datos específicos o conectar a diversos especialistas en torno a un mismo cliente. Puedes focalizar en tus pacientes el tiempo que economizas en trámites burocráticos o problemas administrativos.

Como parte de la gestión de la clínica, tendrás que organizar la facturación mensual, los presupuestos, la gestión de cobros, los ingresos y los gastos. También en esto puede ayudarte un software especializado que te permita realizar estas actividades, de modo que optimices tu tiempo y consigas una mayor productividad.

Conclusión

Para terminar, permite que te recordemos que, al programar tu agenda, debes tener en cuenta que la productividad no está en función del número de pacientes que trates a diario, sino de la cantidad y calidad de los tratamientos que realizas para ellos. Con esto conseguirás optimizar tus recursos y fidelizar pacientes.