El miedo a acudir al dentista es bastante frecuente en la población y, por muy irracional que pueda parecer, no deja de ser un problema que genera una gran ansiedad a los que lo sufren.

Por ello, queremos ofrecerte una serie de consejos que te ayudará a que la visita a este especialista sea vista solo como una forma de mejorar tu salud y no como una especie de tortura.

Las claves para despedirte del miedo al dentista

– Entiende tus propios miedos. Todos tenemos miedo a algo y, para superar este problema, tenemos que identificar, primero, con precisión qué es lo que más ansiedad nos genera. Pueden ser el uso de aparatos dentro de nuestra boca, los pinchazos por la inyección de anestesia, el posible dolor… Lo más importante es que tengas muy claro cuáles son, para prepararte, mentalmente, para la superación de cada uno de ellos.

– Encuentra un profesional que te entienda y sea empático con tu situación. La confianza en el profesional será una de las claves que te harán superar tus medios.

– Haz una visita previa a la clínica dental. Si explicas tu situación, probablemente, podrás charlar con el profesional y afianzarte con el lugar, algo que hará que te sientas menos incómodo el día de tu cita.

– Ten en cuenta los grandes avances en el mundo de la medicina y la anestesia. Es, prácticamente, imposible encontrar un solo proceso en el que tengas que pasar dolor.

– Avisa a tu dentista de que puede ser que necesites momentos de respiro. Acordad una señal entre los dos, para que, llegado el momento, sepa cuándo necesitas descansar brevemente.

– Si acudes a la visita con una persona de confianza, su simple presencia en la consulta te hará estar menos nervioso y reducirá el impacto del estrés propio de la situación.

– Un buen truco es programar las citas a primera hora de la mañana. De esta forma, no te pasarás todo el día preocupado por la visita al dentista y te quitarás pronto el problema de encima.

– Durante el tiempo de espera en la sala, ocupa tu mente de alguna forma: lee una revista, un libro… Lo que sea que te distraiga para no pensar de manera repetida en lo que te preocupa.

– Si consideras que el miedo te supera y necesitas ayuda externa, no pasa nada. Recurre a un profesional que te asesore mediante técnicas de relajación, meditación… Poco a poco, irás superando tus miedos.

Conclusión

Recuerda que el dentista no es un enemigo, sino un profesional que intenta ayudarte en la mejora de tu salud bucodental. Por ello, la confianza en él es básica para deshacerte de tus miedos. Sigue estos consejos y verás cómo, poco a poco, estos irán desapareciendo.

Artículos relacionados

Fidelizar pacientes clínica

Cómo fidelizar a tus pacientes: Consejos e ideas

Contar con la fidelidad de tus pacientes es importante porque son ellos los que recomiendan tus servicios a nuevos pacientes. Te contamos unos sencillos tips para lograr fidelizar a tus pacientes.

Leer Más



Motivación personal clínica

La importancia del personal en tu clínica

La motivación de los empleados de tu clínica es proporcional a los beneficios de la misma ya que ellos son los primeros en fidelizar a tus pacientes.

Leer Más



Atraer pacientes clínica dental

Cómo atraer pacientes a tu clínica dental

Abrir una clínica dental o mantenerla día a día no es tan sencillo. Si ya has fidelizado a tus pacientes habituales, ahora hay que trabajar en atraer pacientes a la clínica dental para hacer que crezca.

Leer Más